Sampleo en la música: ¿Inspiración o apropiación?

Por: Lyand Quintero Santana

Los “samples” llegaron para quedarse, sin embargo, la originalidad y el conocer las leyes sobre derechos de autor son importantes para evitar problemas legales.   

Según Tracklib, el 92{fce5fd55a16294066e415bde65834845960b968acb32889c6cc04eb65b718d83} de los productores que llegaron al “Hot 100” de Billboard en el 2020, copiaron un audio de otro artista para crear sus canciones.  Pero este fenómeno no es nuevo, las trompetas de “Amores como el Nuestro”, del salsero Jerry Rivera (1999) que fueron reutilizadas en “Hips Don’t Lie”, de la cantante Shakira (2006).  Si bien en esta situación no hubo controversia, la mayoría de los casos resultan en demandas millonarias por infringir derechos de autor. 

De acuerdo con el Lcdo. Félix Velázquez Sánchez, abogado y catedrático auxiliar de la Universidad Interamericana, “Los derechos de autor son un tipo de modalidad de propiedad intelectual, que es propiedad no tangible. Consiste en la creación o plasmación de un contenido en un medio tangible, que sea original y que sea creativo.  Puede incluir: libros, películas, vídeos, fotografías, y música”. Generalmente, los derechos de autor quedan protegidos bajo la Ley de Derechos de Autor de los Estados Unidos (1976) por 70 años después del fallecimiento de su autor.  Además, esta ley establece que, desde la creación de una obra, ésta representa propiedad intelectual de su autor, sea o no sea registrada en la oficina del US Copyright.  No obstante, se requiere el registro de dicha obra para reclamar los derechos ante un tribunal.  Esto supone un contratiempo en demandas como la que actualmente enfrenta Bad Bunny por su éxito “Safaera”, donde la parte demandada declaró que los supuestos trabajos de DJ Playero no contaban con el debido registro. 

El abogado y profesor de la Universidad Interamericana en Bayamón, Félix Velázquez, explicó que desde la creación de una obra, ésta representa propiedad intelectual de su autor, sea o no sea registrada en la oficina del U.S. Copyright. 

Bad Bunny no es el único artista exitoso enfrentando alguna controversia por infringir derechos de autor.  En los últimos años podríamos mencionar a Bruno Mars por “Uptown Funk” (2016), Ed Sheeran por “Shape of You” (2018) y Olivia Rodrigo por “Good 4 U” (2021).  El caso de Sheeran se resolvió en abril de 2022 con un resultado positivo para el demandado, pues el juez determinó que, aunque “Shape of You” tenía un compás en común con “Oh Why” de Sami Switch (2015), no copió deliberada o subconscientemente la obra.  Por otro lado, en mayo 2022, se radicó una demanda contra Kanye West por utilizar un sermón para su canción “Come To Life” (2021), sin el previo consentimiento del ministro que llevó a cabo el servicio.  En ese caso, se alega que West utilizó el “sample” en 20 por ciento de la canción, lo cual es irrelevante debido a que se debe pedir permiso siempre que se vaya a usar una obra ajena.

Ante este panorama los artistas emergentes deben armarse de conocimiento.  El productor, compositor y profesor de la Universidad Interamericana, Víctor “Sonny” Hernández, recomendó que todo aquel que quiera entrar a la industria, estudie música.  De esta manera no se tendría que recurrir a copiar otras personas, sino que podrías crear tu propio sonido, “Siempre lo original, va a vender”.

Sin duda, conocer los aspectos legales a los que se enfrentan los artistas, ayuda a que se tomen decisiones más informadas a la hora de emplear las diferentes técnicas de composición.  No existe una sola fórmula correcta para crear canciones.  El sampleo puede reflejar tanto la musa de un artista, como su osadía.  Todo dependerá de sus esfuerzos para obtener las licencias pertinentes.

Leave a Reply