Crucial proteger al tinglar

Por: Samuel Rodríguez Cortés

          ¿Se imagina que un día encienda las noticias y anuncien que la última tortuga en el mundo ha desaparecido? Para que esto no ocurra, existen organizaciones y equipos de voluntarios que se dedican a proteger el anidaje de tortugas. En el área norte de la isla, varios grupos realizan esfuerzos para proteger esta especie en peligro de extinción.

            El biólogo Héctor Rivera, que pertenece al grupo Yo Amo al Tinglar, explicó que actualmente en la zona norte de la isla, desde Camuy hasta Vega Baja, hay un total de 14 nidos, específicamente de tinglar. Asimismo, detalló que a nuestra región llegan 6 especies de tortugas de las cuales, el tinglar el carey, tortuga verde y tortuga golfina tienen anidajes alrededor de la isla.

            “En la costa norte de la isla se han reportado varios anidajes de tortuga, específicamente del tinglar”, expresó Rivera. En el área de Vega Baja se ha reportado solo un nido. En Manatí hasta el momento hay tres nidos y en cambio en Arecibo, ya se han reportado alrededor de 10 nidos. Estas cantidades de nidos varían dependiendo de la temporada [de anidaje] y la misma ya ha comenzado, por lo cual se espera un aumento en las próximas semanas”.

            No obstante, para poder ayudar a estas especies de tortugas marinas se necesita responsabilidad ciudadana y que el Departamento de Recursos Naturales y Ambientales (DRNA) tome medidas inmediatas, indico Rivera. Sobre este particular, expresó “primero tenemos que entender que todos estamos conectados. Cosas que pueden hacer las personas para la conservación de la especie sería, primero que todo, si visitan la playa y vienen con desperdicios, llevárselos. Si ven basura, recogerla porque el efecto mayor sobre las tortugas marinas o sobre la situación actual de las tortugas marinas es que el ser humano ha sido quien ha puesto las tortugas en ese estado de vulnerabilidad”.

            Asimismo, el biólogo, que comenzó como voluntario en 2010, indicó que actualmente todas las tortugas están en peligro de extinción y entre las causas principales están las razones antropogénicas, como por ejemplo la contaminación lumínica y arrojar basura indiscriminadamente.

            Por otro lado, las leyes establecidas para proteger a las tortugas han tenido un impacto positivo y han ayudado a varias especies en peligro de extinción. Por ejemplo, el DRNA protege a estos animales aplicando el Reglamento 6766, creado mediante la Ley 241 de 1999, mejor conocida como Ley de Vida Silvestre de Puerto Rico. Esta ley tiene el propósito de proteger, conservar y fomentar las especies de vida silvestre tanto nativas como migratorias; declarar propiedad de Puerto Rico todas las especies de vida silvestre en su jurisdicción; entre otros.

            Por su parte, el director de la Comisión de Recursos Naturales de la Cámara de Representantes, Martín Otero, explicó que “actualmente, tenemos el Proyecto de la Cámara 667 [ante la Comisión] y ya se comenzó con el proceso de solicitar memoriales explicativos sobre la medida. Se estará analizando en vistas públicas y se citarán grupos y organizaciones ambientales que velan por la protección de las tortugas y sus nidos”.

            Además mencionó que más allá de radicar legislación para la protección de las tortugas, se debe hacer más énfasis en lo que es la fiscalización por parte del gobierno y del DRNA. “Sabemos que no tenemos suficientes vigilares [de Recursos Naturales], que son los que pueden poner en vigor la ley. Una alternativa es otorgar mayor presupuesto para tener más vigilantes y realizar una nueva academia. Con este personal se puede implementar la ley para proteger a las tortugas y otras especies, así como proteger otros animales en peligro de extinción”, añadió el funcionario legislativo.

Se espera que en el futuro las personas tomen más conciencia sobre la situación que enfrentan las tortugas en nuestras costas. La tortuga mas grande del mundo, el tinglar, se alimenta de aguaviva y estas ayudan a controlar esta población de especies y permite a los puertorriqueños disfrutar de la playa.

Leave a Reply