Crece la representación en películas sobre cuentos de hadas ante marcadas polémicas

Por: Carolina I. Luna García

Disney siempre se ha sido reconocido por traer historias de princesas, en su mayoría, anglosajonas de tez blanca, pelo rubio y ojos claros. Sin embargo, durante los pasados años, la franquicia ha sido parte de muchas controversias; ya que de acuerdo con el canal de YouTube Sewstine y la revista digital Anthopologies no han hecho un buen trabajo en representar a los grupos minoritarios en sus películas. A la hora de hacerlo, sustituyen los personajes principales con personajes de otra raza o los demuestra como seres extraños.

Una de las más recientes fue con la película de La Sirenita. Esto, debido a que la actriz que protagonizará la misma es una mujer negra. De acuerdo con el diario El Independiente, muchas personas no están de acuerdo con este cambio porque la sirenita siempre se ha presentado como una persona blanca. Por otro lado, en ADN Radio destacan un tweet en el que indican que muchas personas se están quejando que su niñez ha sido arruinada porque ahora la sirenita es negra. 

Además, según la publicación Hipertextual, en varias películas de Disney se ha observado la tendencia donde los personajes que se identifican como latinos, negros, asiáticos, entre otros, terminan convirtiéndose en animales. Se presentan como ejemplo las siguientes películas:

  1. Brother Bear. El personaje principal es indio nativo de Estados Unidos y se convierte en un oso.
  2. The princess and the frog. El personaje de Tiana y Prince Naveen, ambos son personas de la raza negra, se convierten en sapos.
  3. Turning Red. El personaje principal, quien es asiática, se convierte en un oso panda rojo.

La Dra. Bárbara I. Abadía Rexach, quien es profesora asociada en el Departamento de Estudios Latina/o y Étnicos en la Universidad de San Francisco opinó sobre la controversia que se suscitó con la película de La Sirenita. Abadía Rexach explicó que siempre se van a crear estas polémicas ya sea por racismo o colorismo. Sin embargo, es muy importante que se haga esta representación. Hacer una nueva versión de la historia o cambiarla completamente, resultaría útil y exitoso.

Por otro lado, la docente destacó que espera que esto no se trate de “Tolkenism”, que según Educalingo es cuando se hace un gesto superficial hacia la inclusión de miembros de grupos minoritarios. Por último, mencionó que una buena representación era una que humanice al personaje y no lo criminalice. Tampoco se debe utilizar prejuicios, como resaltar el hecho de ser un personaje pobre, ladrón, asesino o con problemas familiares.

Por su parte, Viviana Valentín y Alejandro Colón, fanáticos de las películas de Disney, estuvieron de acuerdo en que los cambios realizados a la película no afectaron ni le cambiaron la esencia de la historia. Colón destacó que las personas que están haciendo esta crítica es porque le tienen miedo al cambio y no le gusta que cambien a lo que ya se había acostumbrado.

Leave a Reply